Diario de Vida de Merkén (Una gata adolescente como otras)

Esta es la historia del primer Agosto que pasaron mis gatos, mis primeros gatos en la vida, es narrada por la protagonista de la historia, la gatita Merkén, una mezcla de colores y razas, pero orgullosa de su belleza como cualquier gata.

23 de Julio:251623_2167939794729_1133707104_32509812_1249941_a.jpg

Desde que me acuerdo que vivio en el campo "Ruta de Colonos" con mi amigo Tomy un gato plomizo que juega conmigo, todos los días han sido juegos y diversión, sobre todo cuando se trata de capturar ratones y tratar de atrapar pajaritos.

Nadie me había hablado de Agosto, hasta el otro día cuando el Tomy desapareció por una noche completa, y la Roxana que nos da comida, me dijo: "parece que está llegando Agosto y se viene el amor!!!". Yo me comí mi desayuno de salmón con sardina y esperé que llegara el Tomy para que me contara algo de su trasnoche, cuando llegó etaba cansado y durmió casi toda la mañana.

Pero eso no se acaba ahí, creo que recién comienza... mi mami Gaby dice que es Julio, y que en Julio hace frío y hay que quedarse en casa durmiendo para no pisar la escarcha, pero esta mañana sucedió algo muy inesperado, algo que no sé cómo describir, ya que sé que soy linda, pero nunca me había sentido más linda que hoy... miau miauu!!

En la mañana, cuando salían los primeros rayos del sol, me asomé a la ventana a mirar el jardín, cuando de pronto vi un enorme príncipe color amarillo que me observaba desde un árbol. Sí, quizás crean que estoy loca o vi visiones, pero era el gato más buenmozo que he visto. Y bueno, el único que conocía era Tomy, así que no sé tanto de belleza. Es un gato atigrado amarillo con blanco, musculoso, con una cola peluda, ojos color miel y debe ser 3 veces más grande que Tomy, yo creo que debe ser basquetbolista, miauuu, miau!!

Bueno, me subí al marco de la ventana para mirarlo mejor, y en eso pasó lo más expectacular que me ha sucedido en toda la vida!!! El príncipe amarillo se puso a cantar y cantar una canción maulladora que nunca había escuchado!!!! Miau mmmiiiau!!

El Tomy que se despertó ronroneando con la canción, me dijo... "Oye Merkén, tienes un pretendiente!!! Ja ja ja ja ja!!!"

"¿Qué es eso?", le pregunté.

"Que tienes un enamorado que te ha venido a cantar una serenata para declararte su amor", dijo mi amigo Tomy, y añadió que hace unos días fue a cantarle a una gata que vive a dos campos de acá y la muy pretenciosa ni lo miró. Ah!! Ahora entendí por qué Tomy no llegó a dormir.

"Entonces no tengo que mirarlo mucho?", le pregunté, "no sé nada del amor gatuno, y por muy lindo que se vea, quizás le guste rasguñarme..."

"Mira", dijo Tomy,  "no sé... pero de verdad que canta fuerte ese gato, ahora ya no voy a poder seguir durmiendo".

En eso mi mami Gaby se despertó y sacó la cabeza por la ventana del dormitorio de su cabaña -que mira hacia la nuestra- y retó al príncipe amarillo, le dijo que se fuera. Pero él no le hizo mucho caso y se escondió debajo de mi cabaña donde siguió cantando toda la mañana.

"Te espero acá debajo de la casa", me dijo, "me llamo Pituco y quiero conocerte".

Ahora yo no sé qué hacer, tengo un poco de miedo, así que mejor que se quede ahí, yo prefiero ir a jugar con el Tomy al jardín.

Y volviendo a mi reflexión del comienzo, sí, es julio aún, pero cuando hablan de Agosto el mes de los gatos es porque es el mes en que llega el amor.

Me enamoraré de Pituco?... 

 

24 de Julio:

Ya!!! Todo es demasiado raro y misterioso. Resulta que desde ayer en la tarde el Tomy, que parecía estar de lo más tranquilo con la visita de Pituco, se enojó y ya ni me habla. Sólo me manda a que me quede encerrada en la casa y no hable con nadie... qué se ha imaginado? No entiendo a los machos.222512_2172465907879_1133707104_32517049_873636_a.jpg

Y después Tomy me dice que Ruta de Colonos es su terrritorio, que yo soy su gata, y que Pituco o... "cómo se llame", es un intruso que tiene que irse y no volver nunca más. Está insoportable, y yo no sé qué hacer para que no ande tan enojado, salto delante de él con la pelota, me doy vuelta de carnero, subo a los árboles y lo invito a subir.. pero nada, está taimado... miauu miauuu.

Creo que si viene de nuevo el principe amarillo esto va para pelea. El Tomy es muy bueno para los rasguños y tiene las uñas muy largas y afiladas, pero sigo pensando que Pituco además de ser demasiado musculoso y regio, es muy grande para Tomy.

Pero al parecer en el primer encuentro el tamaño no fue tan importante comoyo pensaba, ya que Tomy encontró a Pituco mirándome desde debajo del auto de mami Gaby. Le vino la rabia y en un segundo, se puso a gruñir, se le pararon los pelos del lomo y se estiró tan alto como Pituco, arrugó la nariz mostrando sus colmillos y lo agarró de las mechas con la pata derecha.

Lo único que vi saltar fueron pelos amarillos, pobre príncipe amarillo, parece que sabe mucho de básquetbol y poco de lucha. Y cómo podía saber este gato que el auto es el lugar favorito del Tomy y que la mami Gaby al único que deja cuidárselo es a él.

Mejor voy a cerrar los ojitos, no quiero ver más peleas, y eso que faltan varios días para Agosto, uy!! qué susto!! Miauuu miau.

 

25 de julio:

Querido Diario, desde ayer en la tarde que está lloviendo, Pituco no ha vuelto, pienso que es porque no le gusta el agua. El día está muy aburrido, era lindo eso de que me cantaran canciones.

Anoche me acosté muy tarde estoy toda ojerosa, es que e205957_2172558950205_1133707104_32517357_4074143_a.jpgl Tomy está obsesionado con el tema de "su terrirotio", dice que no dejará que "el enemigo vuelva".

Se quedó debajo del auto de la mami Gaby haciendo guardia... yo me quería ir a acostar a mi sillón, pero nada, Tomy me gruñía que "ahí no más te quedas, donde mis ojos te vean". Está imposible, enojado e insoportable, miau, miau.

La mami Gaby está estresada porque el Pituco antes de irse marcó una señal en la puerta de su casa para mí, para que no me olvidara de él, parece que se dio cuenta que duermo siesta en el felpudo de la puerta. La mami Gaby, ha frotado toda la puerta y el piso con unos guantes de goma amarillos, pero no logra borrar el perfume que marcó Pituco, dice que "ese gato pulguento no puede volver, que nunca le habían hecho pipí la puerta, "qué insolencia" dijo, "qué gato más hediondo". A Tomy le advirtió que "todo ruta de Colonos es tuyo, pero no vayas a hediondarme el auto con marcas de pipí". Bueno, como él es "mamón" le dijo que sí al tiro, que si quería le cuidaba el auto toda la noche, que no era necesario poner alarma. Miauu.. miau.

Bueno, ahora estoy en mi cabaña esperando que nos abran la puerta, me encanta chapotear en las pozas de agua, dicen que soy una gata rara... "gata de agua". Pero los días de lluvia me dejan salir un ratito no más, ya que dice la Roxana que si nos mojamos nos podemos resfriar o nos pueden salir hongos.

Del Tomi, no quiero hablar mejor, ya que como hizo guardia toda la noche, ahora duerme.

Menos mal!! Así podré mirar por la ventana, a ver si vuelve Pituco... miau..miau

 

Viernes 29 de julio

Querido diario, no había tenido tiempo de escribir, en realidad, tampoco habían pasado tantas cosas. Todo había vuelto a la normalidad, la rutina y los juegos, acompañar a Roxana en el jardín, ir a visitar cada una de las cabañas de Ruta de Colonos, perseguir pájaros, por cierto el Tomi ya se había relajado y me hablaba. Volvimos a ir a calentarnos juntos las patitas al auto de la mami Gaby. Y Pituco no volvió a dar señales de vida, hasta sus marcas se fueron borrando con la lluvia, y casi ya me olvidé de él.

Pero anoche todo cambió, cuando Roxana nos llamó a cenar, Tomy no vino. Salimos a buscarlo por todos lados, pero no hubo caso. Su plato quedó servido y no volvió en toda la noche, dejaron nuestra puerta abierta (tenemos una puerta especial en nuestra casa adaptada a nuestro tamaño donde no pueden entrar perros), pero nada de nada. Salí toda la noche a buscarlo por el jardín, pero ni rastros de él, miau, miauuuuu.

La Roxana le contó hoy en la mañana a mami Gaby que Tomi no había llegado tampoco a desayunar, que estaba desaparecido, quizás persiguiendo a alguna gata por ahí, muauuuuu.

"Lo que más me preocupa es que lo atropellen", dijo la mami Gaby, "este gatito no sabe cruzar la carretera solo y un auto o camión puede pasarle por encima".

Bueno, pasó toda la mañana y ya llegaba la hora de almuerzo, yo me fui a acostar a mi sillón, pues a esta hora le llega sol. En eso llega la mami Gaby con Tomi en brazos se asoma por la ventana y me lo muestra.

Casi me saltó el corazón de alegría, pero igual me hice la fuerte y me quedé en el sillón, miau, miau.

La mami Gaby lo trajo hasta su plato que estaba lleno de comida y dijo que lo encontró frente a la ventana de su casa chupando el rocío del pasto y tratando de capturar un insecto para comer... o sea muerto de hambre. Miauuu

Yo me alegré harto que haya vuelto, él se hace el leso como si nada hubiera pasado, y yo acá muerta de miedo toda la noche... miauuu miau

 

Domingo 7 de Agosto

Querido diario:

Perdona que no te haya escrito en tantos días , pero la verdad es que los días se habían hecho bastante monótonos, todo igual, y el Tomy desapareciendo todas las noches, como que de molestarme con esta situación ya me daba lo mismo si estaba o no, total siempre está durante el día para jugar y ya no tengo miedo de dormir sola o andar por el jardín de noche. Igual he aprendido cosas, por ejemplo, no me había dado cuenta de que mis ojos ven tan bién en la oscuridad!! Miauuu!!

Sí, sé que hoy ya es 7 de agosto, o sea ya no puedo decir que no estoy en el Agosto verdadero!! Y bueno como el Tomy se escapaba por nuestra puerta, mi mami Gaby mandó a clavarla, ya que además yo también me escapaba y ella decía que me iba a resfriar con el frío de las noches y la escarcha del amanecer. Sí, por cierto, ella también perdió las esperanzas de que Tomy sentara cabeza. Mi mami dice que "Tomy se dejó llevar por los instintos de la naturaleza" y que no hay nada qué hacer al respecto sino esperar que pase Agosto, y/o que no lo atropellen en la carretera.

Yo me porto muy bien, siempre estoy al rededor de mi casa, cerca de la leña o afuera de la casa de mi mami, para que me rasque la guata cuando sale a buscar leña. También como mis comidas y bueno, a veces me aburro cuando estoy sola, no es lo mismo que tener un compañero de juegos!! Miiiauu!!

Y bueno, hoy desperté una vez más sola, pero no por mucho rato, ya que volvió el Pituco a visitarme y a cantarme una nueva canción!! La primera en darse cuenta después de mí, fue la mami Gaby, que para variar sacó la cabeza por la ventana lo que asustó a Pituco, pero no por mucho rato, ya que cuando salí a pasear después de tomar mi desayuno de carne con verduras, allí me esperaba, justito debajo de la ventana donde lo había visto la primera vez. Miau, miau!!

Comenzó a cantarme de nuevo, y nada qué decir, tiene muy linda voz, y su pielcita amarilla es suave y peludita como la mía, me gusta harto este gatito. Y no lo puedo negar, me gustó que llegara a acompañarme, ya no me sentí más sola. Miau, miau!!

"¿Quieres pololear conmigo morenita linda?", me dijo Pituco. Yo no supe qué decirle, me dio vergüenza y me puse toda colorada y tiritona. Miauuu... uu... uu... u!!

En eso salió la mami al patio y yo corrí donde ella a saludarla y a preguntarle qué es eso del pololeo y si era malo. Ella me dijo que era normal en los gatos y gatas pololear en el mes de Agosto, y dijo también que, "Bueno, si el Pituco era tan empeñoso y cantor, por qué vamos a echarlo de nuevo?".

Entonces me dió permiso para pololear, pero con la condición que Pituco no hiciera pipí en la puerta ni en el auto de la mami. Luego ella me tomó em brazos, me rascó la cabeza y la guata y me fue a dejar junto a la ventana donde estaba escondido Pituco.

Bueno, y así pasamos la mañana, paseando por el jardín, él se escondía entre las plantas y me cantaba una canción, yo me arrancaba jugando a las escondidas y él me seguía, lo pasé muy bien!! Miiauuu!!

Ay diario, otro día te sigo contando más, ahora tengo mucho sueño y voy a ir a dormir a mi sillón. Ah! Y quiero decirte que estoy muy feliz de estar pololeando!! Miauuuu!!!!

 

11 de Agosto

Querido diario miauuuu miauuu!!!!

Estoy muy contenta, pues aunque no lo crean el Tomy volvió a casa a dormir conmigo! Y todo gracias a mi mami Gaby que lo trajo anoche.

El Tomy estaba medio enojado y se hacía el interesante, pero no me contó nada de lo que ha pasado durante estas noches que no venía.

Pero esta mañana la mami Gaby me contó todo!!!

La verdad era que el Tomy nunca fue a ver a ninguna gata, la única gata de su vida he sido yo.

Qué confusión!!!

La mami me contó que todas las noches antes de acostarnos el Tomy que se recorría el complejo de cabañas, iba a llorar a una cabaña en especial, y ello era porque la persona que allí vivía se había compadecido de él pensando que tenía frío, hambre, y que estaba solo, entonces lo entraba, lo subía al sillón, le daba comidita especial y luego se quedaba a dormir adentro de la casa!!!!

O sea el Tomy no andaba con otras gatas del barrio como él decía -yo creo que ni sabe cantar todavía-, sino que se quedaba ahí acostadito cerca de la combusión lenta de la otra cabaña, mientras yo me quedaba en mi casa sola en el sillón enrollada y sin compañía. Miiiau, miiiau!!!!!

No supe si reírme o llorar cuando me contaron. O sea él prefería las comodidades de la  buena vida a una gatita simpática y linda como yo... y en Agosto el mes del amor de los gatos, él estaba armando amores con personas!!!!!

Bueno, el caso es que la mami Gaby fue a hablar con el arrendatario de la cabaña y le contó que el Tomy era hijo de ella, que ella lo había educado, y que él tenía casa, cama, caja de arena y "mujer" (yo), que el hecho de pasar la noche en casa de personas le estaba cambiando la vida, se estaba poniendo flojo, gordo y ya no iba a poder hacer bien su trabajo de marcar con su olorcito a gato todas las cabañas por fuera para que no se acercaran los ratones.

También la mami Gaby le dijo al arrendatario de la cabaña, que si le gustaban tanto los gatos, cuando yo tuviera hijitos (ay!! nadie me había hablado de eso), él podía elegir uno y criarlo como regalón. Es que no me van a preguntar antes??

Pero bueno, esto le gustó mucho al arrendatario y dijo que iba a regalonear al Tomy en otros horarios y que iba a llevar la comidita especial para nuestra cabaña para que la compartiéramos los dos. Miauuuu, miauuu!!

Por supuesto yo no le dije nada a Tomi de mi pololeo con el Pituco, además creo que ni se va a dar cuenta, ya que Pituco trabaja en una salmonera, y sólo tiene un día libre (los domingos) cada dos semanas!! Aunque son tan raros los amores de los gatos que la mami me dijo que si el Pituco no vuelve más es que ya se terminó el pololeo y que como en 2 meses íbamos a saber algo sobre él... ¿A qué se referirá?

 

Martes 06 de Septiembre: Actualización

Agosto no llega a todos los gatos por igual, y bueno, dicen que tiene que ver con la temperatura. Todos sabemos, ha hecho mucho frío, por lo que Merkén no había entrado en celo y las visitas de Pituco al parecer, eran sólo de reconocimiento pero...

La Merkén perdió la cabeza, es por ello que este capítulo lo escribo yo (Gaby), ya que ella no está en condiciones de concentrarse en otra cosa que no sea el amor.

El día sábado en la mañana después de tres semanas que no se dignaba a volver, llegó el Pituco, más patudo que nunca. Marcó territorio por todos lados y hasta se vino haciendo amigo de Tomi, eso duró sólo el día sábado, ya que las intenciones de Pituco claramente tenían que ver con su larga experiencia en conquistas gatunas, por lo que esta supuesta amistad era sí o sí un arma de doble filo y Tomi otro gato adolescente, no estaba consciente de lo que se le venía.

Bueno, primero que todo, el pobre Tomi tuvo que dejar todas sus costumbres de lado, y con eso me refiero a recorrer toda Ruta de Colonos, de ir a ver a sus otros papás a la cabaña del lado o irse a calentar las patitas a todos los autos que iban recién llegando. Todo quedó para el olvido, ya que su trabajo de cuidar de sol a sol a la loquita de la Merkén se transformó en su prioridad u obsesión. Qué importaban las siestas o comidas ricas, si la Merkén andaba como hipnotizada con el Pituco, sólo lo escuchaba a él, inclusive hasta ella aprendió un ronroneo que nunca había cantado antes.

La muy sueltilla estaba todo el día en la ventana posando para Pituco que le cantaba y/o se ponía a conversar con él en el patio o debajo de su casa lejos de Tomi, y él se moría de la rabia y se ponía entre medio tratando de no perder la compostura, así siguió la situación hasta el domingo a media tarde, cuando el Pituco se metió a la casa de Tomi y Merkén sin mi autorización. Ahí me bajó la rabia, y dije, "no estoy para alimentar gatos ajenos, y menos para tener alojados, así que cuando escuché gruñidos de pelea, eché al Pituco fuera de la cabaña de los gatos y dejé al Tomi y a la Merkén encerrados solos hasta el lunes en la mañana".

Al Tomi le dije, "mira que te estoy dando ventaja de aquí hasta mañana lunes para que conquistes a tu gata, recuerda que esta gatita la traje especialmente para que sea tu compañera, no vayas a ser tan leso de dejar que el Pituco te la quite".

"Sí mamá..." me dijo, "pero esta gatita está tan rara que me acerco y me saca las uñas, antes no era así".

"Bueno, tú verás qué haces", le indiqué, "yo no puedo hacer nada más que sacar al Pituco de en medio".

Yo pensé que con eso el Pituco se aburriría y se iría, sobre todo si había ya logrado su cometido. Pero el lunes en la mañana mientras tomaba desayuno acostada, sentí llorar al Tomi, como escuchaba el sonido de la TV, sabía que yo estaba despierta en la pieza, así que se dio toda la vuelta y me vino a llorar a la ventana.

"¿Qué te pasa?" le pregunté, pero él se dio la vuelta y corrió hasta la puerta de calle, me levanté y vine a la puerta a ver qué pasaba. Lo acaricié, lo miré de la nariz a la cola y se veía bien, ningún mordisco o rasguño.

"¡Mamá Gaby, por favor déjame entrar a la casa!", lloraba y lloraba... "por favor déjame entrar a tu casa ya?"

"Tú sabes que Sergio se enoja conmigo si dejo entrar gatos a la casa, así que no te puedo dejar entrar", le dije. "Quédate tranquilo, y si quieres súbete arriba del auto y me lo cuidas".

Entré a la casa, y luego de una hora, ya estaba lista para irme a pagar las cuentas, salgo de la casa, y en eso me ve el Tomi que estaba al final de la pampa, y corre donde estoy yo como alma en pena. Más parecía perro que gato de tan rápido que corría.

Llegó casi con la lengua afuera y me volvió a decir que por favor lo dejara entrar a la casa.

Como las cosas me parecían demasiado raras, decidí ir a ver qué pasaba con la Merkén, pensé que cuando la Roxana les abrió la puerta más temprano después del desayuno, la Merkén se había escapado con el Pituco.

Recorrí el sector en torno a mi casa y en torno a la casa de los gatos, que es el territorio de la Merkén, y... lo que vi fue peor de lo que pensaba. El Pituco estaba sentado en la puerta de la cabaña con la Merkén conversando muertos de la risa. El Tomi, venía detrás mío con la cola abajo todo agachado.

"¡Oh!", me djie, "el Pituco echó al Tomi de su propia casa, por eso Tomi quiere entrar a la mía, este otro gato experto se adueñó del cubil y del territorio de Tomi y lo expulsó".

Me di vuelta, miré al Tomi, y lo reté -sin que los otros dos escucharan-, "última vez que te voy a ayudar, tienes que transformarte en un gato grande, no puedes andar llorando por ahí, tienes que imponerte, Ruta de Colonos es tu territorio, y no puedes dejar que otro gato te eche".

Entonces me planté frente a la puerta de la cabaña y eché nuevamente al Pituco, el que muy patudamente me mostró los dientes diciéndome que esa casa y la gata eran de él.

"¿Qué te has imaginado sinvergüenza?", le dije, "no pienso pagarte veterinario ni desparacitarte ni nada gato fresco, te vas!", y me abalancé sobre él. Por supuesto gané la pelea y logré que saliera de la cabaña. ¿Pero cómo podría imaginarme que la Merkén se iría con él? ¿Qué cosa? Sí, la muy traicionera como un zombie se fue detrás del gato amarillo para esconderse debajo de su casa.

Saqué voz y le mandé un grito severo y enojado, "Merkén te vas para la casa ahora, se acabó la fiesta... a la casa Merkén!" y menos mal me hizo caso y se entró.

El Tomi que había sacado fuerzas de flaqueza, metió la cabeza debajo de la casa y estaba tratando de hacerse el fuerte sacando garras y gruñéndole a Pituco... a esas horas ya no renía paciencia para más pelea de gato.

Llamé al Tomi y le dije que se viniera para su casa, que ya bastaba que mejor cuidara a la Merkén y los dejé encerrados hasta hoy en la mañana.

¿Qué pasaría finalmente?

Eso no puedo saberlo, sólo la Merkén sabe, pero está muy enojada y no quiere hablar conmigo, hoy no me quizo mirar, me dio la espalda todo el rato, y cuando le dije que me saludara, se puso de guata pero con la cabeza vuelta hacia los árboles.

Por el contrario, Tomi, ha vuelto a ser el de antes,- el de antes de enamorarse de sus otros papás-, me ve y corre a saludarme, está de nuevo muy cariñoso y regalón.

En fin. Parece que ya pasó todo y el romance gatuno terminó, no muy bien, con intervención humana, pero menos mal, terminó. Ahora espero poder ser abuela en poco tiempo, y si los gatos salen amarillos o plomos, no importa, mientras esta historia tenga un final feliz.

* Cuento apto para niños acompañados por padres que les expliquen sobre la reproducción, ya que sea como sea la gatita podría estar preñada y eso hay que explicar cómo sucedió.


Actualización y final:

05 de marzo 2013

Quiero recordar hoy a alguien muy especial que nos acompañó por dos años, fiel como ninguna, la mejor en su pega, cariñosa y especial como nunca conocí antes. Nuestra gatita Merkén, mamá, abuela y amiga, que se fue este sábado al cielo estrellado de los gatos buenos y cariñosos.


Con la Vale te extrañaremos tanto gatita tierna.


Amaste la libertad y la tuviste toda a tu antojo, pero esa libertad te alejó de nosotros, pues es imposible que alguien tan inocente y soñadora como tú pudieras medir el peligro que en la noche significan dos luces hacia tí en el camino.


Foto

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar