¿Para adelgazar un ajo en la mañana?

No se quién le dio este secreto de la naturaleza, pero le aseguraron que iba a adelgazar antes de que llegara el verano.

 

No era flaca ni gorda, pero por su colon irritable, casi todos los días, ya cerca de las doce estaba bien hinchada. Y a esa hora aseguraba ser una obesa mórbida.

En el mes de noviembre llegó una mañana a trabajar hedionda a ajo. Me fue imposible disimular el desagrado que me causaba. Arrugué la nariz y le dije, ¡estás pasada a ajo!

Yo pensé que había ido a los puestos de Angelmó a comerse un mariscal bien aliñadito, o que degustó una ensalada de tomate con harto ajo crudo. Pero no, se había tragado en ayunas un ajo pasado por  agua hirviendo ?para que no diera olor, según ella-.

¿Para qué? Pero si estás pasada a ajo, es como si te lo hubieran frotado por la piel, le dije.

¡Me voy a comer un ajo al día hasta que adelgace es mi nueva dieta y no la voy a dejar! me gruñó, con ese tono de voz que usaba cuando estaba a la defensiva.

¿Pero y crees que vas a adelgazar? Le pregunté. Yo diría más bien que vas a quedar sola, porque el olorcito lo sentí hasta antes que entraras a la oficina, le recalqué, y te diré que es bien desagradable.

Ahí me acordé cuando mi padre se fue por un mes a Santiago y mamá se hizo una ?cura de ajo? -un secreto diferente- por una alergia al detergente que sufría desde hacía años, y que le producía como consecuencia heridas en las manos.

Después de ese mes, mamá se sanó para siempre, pero a la vuelta de Santiago mi padre tuvo que pedirle que abriera las ventanas y ventilara la casa, porque el olor de ajo era insoportable.

Volviendo al hecho concreto, la chica esta que trabajaba conmigo, que estaba  decidida a comer un ajo al día y compartir medio día de trabajo en la misma oficina de pequeñas dimensiones, 5 días a la semana, me pareció una sutuación bastante compleja.

Pero bueno, el tiempo pasó, y todo el mes, cada día, llegó después de tragarse religiosamente su ajo pasado por agua. Y yo al lado de la ventana tratando de ventilar disimuladamente. -Porque estamos en democracia y no discriminamos-, me dije, así como para darme por vencida, pues no iba a solucionar esa situación de otra manera.

Pasó una, dos semanas, pero no cambiaba nada, no llegaba a acostumbrarme al olor.

¡Tienes que comerte un ajo también, me dijo mi madre, así no sentirás el olor de ella y te acostubmbrarás...

¿Qué? - le dije-, ¡Mamá... si ella huele así, pues yo no quiero andar con ese olor en la piel, y ni te imaginas su aliento!

Pero las cosas iban de mal en peor, pues la chica,  seguramente dándose cuenta de mis expresiones de desagrado -muecas que era difícil disimular- y seguramente porque en otros lados se encontraba con las mismas caras de repulsión, comenzó a ponerse colonia en abundancia.

¡Ni se imaginan la mezcla de olores!, casi quedaba peor, pues el ajo segía predominando con fuerza por sobre el olor a violetas.

Menos mal que estaba medio día en la oficina-, me decía a mi misma entre dientes, dándome ánimo y esperando que esta situación se terminara. Pero también pensaba que este asunto se complicaría más aún cuando llegara el calor de diciembre, cuando transpirara, y la ventana abierta junto a mí ?por la que no entraba una brisa- no fuera suficiente para cambiar el aire.

Como consecuencia, ella estaba hedionda no había duda alguna y al parecer su deseo de adelgazar era más fuerte que el desprecio de los que tenemos olfato sensible. El olor se fue con su partida a fin de año y no llegué a saber si realmente bajó kilos.

 

No voy a discutir si el ajo sirve o no, tampoco les dirés que no lo hagan, menos les puedo asegurar que el olor se disimula, pero esa investigación se las dejo a ustedes.

Propiedades del Ajo


Dieta Tibetana de Ajo (no es para bajar de peso)


Dieta de ajo para bajar de peso


El famoso ajo en ayunas

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar