¿Qué Comer en el Verano?: Kuchen de Frambuesas

No hay cosa más rica que comer en las tardes de verano junto a un juguito helado o un té, si hace un poco de frío, que un perfecto y bien cortado trozo de kuchen de frambuesas con crema pastelera.kuchen

La receta ya no es secreta, lo importante es que la masa no sea muy gruesa y quede sequita, muchas frambuesas recién sacadas del huerto –o del refrigerador para los que no tienen la dicha de cortar sus propias frambuesas que en el clima de la Provincia de Llanquihue se dan grandes, firmes, dulces, jugosas y de hermoso color rojo carmín-.

Lo más cotidiano es comerlas en kuchen con crema pastelera, aunque hay otras presentaciones igualmente deliciosas. La crema se hace de diferentes maneras, de acuerdo a la cocinera, pero también dependiendo de la cantidad de colesterol que queramos ponerle a nuestro kuchen, pues también le podemos poner crema espesa de leche para aumentar el sabor que va en directa relación con potenciar el sabor de las frambuesas.

Hoy es posible comprar kuchen de frambuesas en varias pastelerías y supermercados de las diferentes comunas de nuestra provincia, ya sea para llevar o para comer ahí mismo. Aunque para mí la delicia de comer el kuchen y disfrutarlo con ganas es un día soleado o relativamente soleado –de acuerdo a nuestro clima cambiante- en algún lugarcito en las riveras del lago Llanquihue, ya sea sentado en una mesita o simplemente en el pasto a la sombra de un  árbol con una hermosa vista.

Algo importante del kuchen es que para que no se dañen las frambuesas éstas deben ponerse sobre la masa cruda, de contextura bastante cremosa y moldeable luego se pone la crema pastelera –tibia- suavemente y de a poco por toda la superficie, de esa manera al cortar el kuchen quedan las frambuesas enteras y no hechas jugo o aplastadas.

Las mejores frambuesas que recuerdo haber comido, fue en la casa de una amiga en un lugar cercano al río Chamiza, su madre es una excelente repostera u tenía una plantación muy grande, al igual que las grosellas y otras frutas. Es importante que las frambuesas que se compren estén firmecitas y no jugosas o extremadamente maduras, pues se podrían absorber en la masa y no se saborearán del mismo modo que enteras.

Les recomiendo para esta semana en la tarde, preparar –o comprar- un lindo kuchen guardarlo en una canasta o conservador (ojalá donde se mantenga un poco helado para que no se ablande mucho) y hacer un pick nick con la familia y después de darse un rico baño en el lago Llanquihue para degustar este manjar heredado de los colonos alemanes.

Un kuchen perfecto tiene un delicado, apetitoso y fino color bronceado dorado en su superficie blanca, no demasiado oscuro pues se desprendería o rompería al cortarlo. También es importante usar un cuchillo con bastante filo y limpiar la hoja cada vez que cortemos un pedazo para no pegar restos de la masa en el siguiente.

La foto que incluyo es de la variante del kuchen streusel, pues pese a que le pedí a mi madre hacer un kuchen con crema, se le antojó que quedaría más rico con migas, sea como sea disfrutenlo!

Aquí transcribo algunas recetas que son las que mi madre prefiere hacer:

I. Kuchen de Frambuesas

Masa:

1 taza y media de harina

3 cucharadas de aceite

3 cuartas partes taza de azúcar

1 huevo

3 cucharitas de polvos de hornear

Ralladura de 1 limón

½  taza de leche.

Relleno:

2 tazas de Frambuesas frescas

Crema:

1clara batida a nieve

1 yema

1 taza de azúcar (si quiere más dulce le pone más)

2 cucharitas llenas de esencia de vainilla

3 cucharadas de harina

2 cucharadas de maicena

Juntar todos los ingredientes en una fuente honda y formar una masa no muy blanda.

Colocar sobre un molde aceitado y espolvorear harina sobre la masa y con los dedos extenderla en forma pareja (no importa que quede con harina encima).

Colocar sobre la masa las frambuesas (repartir equitativamente)

Relleno: mezclar secos: harina, maicena, azúcar. Disolver en un poco de leche, que no queden grumos; agregar la yema, el resto de la leche, vainilla y sin dejar de revolver llevar a fuego hasta que espese y pierda el sabor a crudo.

Dejar que entibie. Colocar la clara batida a nieve mezclar suavemente (es el secreto para que el kuchen se dore) y colocar la crema sobre las frambuesas en forma pareja.

Llevar al horno caliente con el calor hacia abajo (cocer), girarlo para que cocine pareja la masa y finalmente el calor alto (dorar) para que dore la superficie.(el tiempo depende del funcionamiento de su horno)

II. Otra opción: si se complica con la crema colóquele miga streusel (kuchen de migas)

Cómo se hacen las migas streusel?

1 taza de Harina

1 taza de azúcar

1 cucharita de canela

1 cucharada colmada de mantequilla.

Derrita un poco la mantequilla, agregue harina, azúcar y canela. Mezcle suavemente (deben quedar pelotitas o migas de todos tamaños).

En este caso colocar sobre las frambuesas que ya están sobre la misma masa lo siguiente:

3 cucharadas de leche en polvo

2 cucharadas de azúcar.

Mezclar leche y azúcar secas. Espolvorear sobre las frambuesas. Esto se mezclará con la humedad de las frutas y quedará cremoso.

Sobre ello extender las migas streusel, llevar al horno

De esta forma puede hacer distintos kuchenes solo cambiando la fruta o lo que  va en la superficie.

¡¡¡Quedará rico!!!

 

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar