Últimos artículos escritos por Gabriela en este sitio

Me voy de aquí

Fue una desagradable sorpresa saber que lo que escribo queda al arbitrio de alguien que al igual que quemar un libro o muchos libros tirando un fósforo, decide apagar el botón e irse a la gran mierda y decidir que mi blog y el de ustedes no son necesarios en este mundo.

Migré y me he ido con todo menos con mi antigüedad, contactos, cantidad de lecturas y todo aquello que hacía de este blog una comunidad, cosa que no busqué pero que los bliggo que se miran el ombligo decidieron.

En fin.

Me fui a blogger, que al

(Leer más)

Mi primera Blythe

La primera muñeca en la vida de una niña es muy importante, y yo como muchas otras mujeres que conozco tengo un espíritu de niña.

Mi primera Blythe llegó hace cinco años desde Malasia, la trajo mi hermano Bernardo de regalo. En realidad le había insistido tanto que si iba al oriente me buscara una Blythe, que cuando salió del hotel y miró hacia el frente, no pudo ignorar la hermosa y llamativa tienda de muñecas. Se acercó y vio por doquier cientos de muñecas de colección. Cuál de todas ellas era mi Blythe. Él no podía saberlo, así

(Leer más)

Cambio de Cuerpo a muñeca Dal

Hace un tiempo compré una muñeca Dal (“luna”) del la linea de las Pullip.


Lo atractivo de estas como otras muñecas de origen oriental es que se pueden personalizar, modificar sus partes al antojo del dueño o dueña.

Luego de tener varias Blythe, una Dal es otro tema. Cuerpo muy delicado, ni pensar en pasarsela a un niño pequeño, sus brazos o piernas se pueden salir o quebrar, inclusive su cuerpo en general parece de mala calidad, pero su carita es muy especial y ello me hizo darle una segunda oportunidad y merecedora de algunas mejoras para que su

(Leer más)

LA GORRA DE MARINO

Debo haber  tenido cuatro años y mi hermano Bernardo dos, cuando vivíamosGorra_de_Marino.jpg en Puerto Montt en una gran casa estilo modernista de calle Vial, propiedad de un pintor. Estábamos ocupándola por unos meses con la idea de comprarla.

En ese tiempo mi padre médico, era muy exagerado para tratarnos, nos protegía mucho -a mí y a mi hermanito Bernardo- de todo cuanto estuviera a nuestro alrededor. Vigilaba cada cosa que tomábamos por que podía tener "microbios" los que conocí en teoría mucho antes que los microscopios, no permitía que jugáramos con juguetes considerados por él como dañinos (bicicletas, patines,

(Leer más)

LA PULGA

Natascha, amiga y ex compañera de curso siempre ha sido bastante excéntrica, y tal como una vez me regaló una araña para el cumpleaños, le gustaba abrir moscardones, meterse por la manga de un brazo una rata y que apareciera por la otra o cambiar el azúcar de la sala de profesores por sal; cuando hicimos el trabajo voluntario de "reflejo condicionado" en el colegio, era inadmisible que a ella no se le ocurriera algo "diferente".

En realidad para su loco cerebro era imposible hacer cosas comunes y normales. Todo en ella era extraño, desde su familia, su forma

(Leer más)

LA GUERRA DE BARRO


En el jardín de mi casa de Pelluco, había un lugar especial para los niños.

En medio del prado y oculto tras unos arbustos de bellas formas y diferentes tonalidades se recortaba un gran agujero rectangular relleno con arena de playa hasta el mismo borde, nosotros simplemente lo llamábamos "Arena".Scan10205.jpg

Era un rincón que frecuentábamos regularmente los días en que había buen tiempo. En él jugábamos haciendo volar nuestra imaginación creando innumerables cosas, como montañas, caminos para los autitos de juguete, túneles, construcciones con ramitas y hojas, etc.

Pero existía una constante atracción, casi instintiva, a cavar más profundo

(Leer más)

ARAÑITAS DE REGALO

Uno de los regalos de cumpleaños que más recuerdo, fue el que recibí de mi amiga y compañera de curso Natascha. No sé que edad habré tenido, quizás unos diez o doce años. Fue el último cumpleaños que celebré en Pelluco y también el último con mis compañeros del Colegio Alemán. aranas.jpg

Ya sabía qué me iba a regalar Nati, pues vi a su mamá cargar un puzzle con una imagen de un caballo blanco a la salida de clases, sin embargo ella me avisó esa mañana que llegaría con un regalo especial, pero no quiso adelantarme qué era. Esa

(Leer más)

Cuidado!!! Ratas y bebés lactantes una mala combinación

animales-ratas.jpg

Antes de que nazca la Valentina ya me habían advertido, pero no me preocupé mucho de ello, al fin y al cabo tenía todo bajo control, y lo esencial, la limpieza de todo al 100%.

Una persona de cuidad como yo pensaba que era una historia del campo no más, de tantos mitos que rodean a la gente que muchas veces por bajo nivel cultural creen o relacionan cosas que no son.

Eso pensé yo cuando mi nana Roxana me habló de los ratones y las guaguas. “Tenga cuidado con los ratones en el invierno, se dejarán caer en

(Leer más)

Cómo duerme una embarazada sin morir en el intento?

Esta es la pregunta que me he hecho desde hace una semana, cuando ya de lleno en el tercer trimestre de embarazo, descansar acostada es un suplicio, pues tendida no hay cosa que no me duela, moleste, punce, tironee, etc.

como+un+bebe+gato.jpgEste es un tema realmente personal e independiente, cada una de nosotras, que a la hora de estar embarazadas, tenemos características físicas individuales, molestias distintas, hinchazones variadas, camas diferentes, cojines distintos, etc. Sólo les narraré mi historia, si a alguien le sirve o se siente tocada con ella, y algunas de mis ideas le sirve, genial.

Busqué mucho rato

(Leer más)

Diario de Vida de Merkén (Una gata adolescente como otras)

Esta es la historia del primer Agosto que pasaron mis gatos, mis primeros gatos en la vida, es narrada por la protagonista de la historia, la gatita Merkén, una mezcla de colores y razas, pero orgullosa de su belleza como cualquier gata.

23 de Julio:251623_2167939794729_1133707104_32509812_1249941_a.jpg

Desde que me acuerdo que vivio en el campo "Ruta de Colonos" con mi amigo Tomy un gato plomizo que juega conmigo, todos los días han sido juegos y diversión, sobre todo cuando se trata de capturar ratones y tratar de atrapar pajaritos.

Nadie me había hablado de Agosto, hasta el otro día cuando

(Leer más)

Comentarios recientes

Cerrar